La desaparición paulatina de la encía no daña únicamente la imagen de tu boca, sino que puede perjudicar igualmente, el estado de tus piezas dentales. Asimismo, puede derivar en diversas molestias, producto de un mayor espacio dental. Para aliviar y corregir esta degradación, lo más aconsejable es un injerto de encía. El post de hoy de la cínica dental de la  Doctora Gloria Olivo, vanos a tratar este delicado tema y como abordarlo.

La encías desempeñan una función imprescindible en la cavidad bucal. Su misión es soportar las piezas dentales, así como proteger la raíz del diente de elementos patógenos y agentes externos.

Injerto de encía

Las encías pueden ser dañadas por otros motivos como los que detallamos a continuación:

dolor dentalLa pérdida del tejido que protege al diente permite dejar al descubierto gradualmente, una mayor cantidad de espacio dental. En determinados casos de extrema gravedad, esta reducción de tejido puede llegar a dar alcance al hueso, provocando una movilidad dentaria, y la consiguiente pérdida de la pieza dental.

Al tratarse de una patología que actúa gradualmente, la persona afectada no es consciente de que la padece, hasta llegado su estado más avanzado. Este hecho supone la presencia de molestias, sensibilidad dental e incrementando la cantidad de espacio del diente, dañando la estética bucal.

¿En qué consiste un injerto de encía?

El injerto de encía se basa en una microcirugía con el fin de recuperar el tejido deteriorado. De igual modo, se elude el riesgo de posibles patologías venideras como consecuencia de esta recesión gingival. Este procedimiento se basa en una técnica quirúrgica muy poco invasiva.  Se toma el tejido blando, por norma general procedente del paladar del paciente, para adaptarlo en la zona donde la pieza dental ha perdido su protección.

¿Cuántos tipos de injertos de encías existen?

Según el estado en que se encuentre la recesión y las propias encías, se pueden diferenciar tres clases distintas de injerto:

Injerto gingival pediculado

enciasEstá basado en la extracción del tejido de la parte más cercana a la zona del diente afectado. Esta muestra, recibe el nombre de pedículo. Es cortada de forma parcial y se une al área contigua del dente dañado. No obstante, en determinados casos la masa de las encías es insuficiente para llevar a cabo este procedimiento. Por lo que, el doctor tiene que recurrir al tejido ubicado en el paladar.

Injerto de tejido conectivo

Se basa en la separación y selección de tejido subepitelial, para restaurar la zona afectada. De igual modo el sobrante de la muestra tomada se implanta en su lugar originario.

Injerto gingival libre

Se coge parte del tejido palatino para adaptarlo íntegramente en la zona afectada. Es el proceso más común entre los casos en que el paciente necesita incrementar el volumen y consistencia de las encías.

¿Es doloroso este procedimiento?

El injerto de encía es un proceso muy poco invasivo. Se realiza bajo anestesia local, para eludir cualquier molestia que pudiera sufrir el paciente. De este modo se puede afirmar que en condiciones normales, el injerto de encía como tal no es doloroso. Al mismo tiempo cabe destacar que durante el proceso de cicatrización, existe la posibilidad, de que el paciente sufra molestias y note la presencia de pequeños traumatismos.

Dra Gloria Olivo Jaramillo located at Maches Gomez, 7 , Coslada, Madrid . Reviewed by 5 rated: 4.8 / 5